miércoles, 16 de enero de 2013

Sevilla y Pilar Bardem, por M.A. Loma



Sevilla y Pilar Bardem











Pilar Bardem, actriz preocupadísima por el bienestar de los criminales etarras, expresó abiertamente su respaldo a la manifestación que tuvo lugar el pasado 12 de enero en Bilbao, en apoyo de «esos chicos» que tanto sufren por estar lejos de sus familias. Como estas manifestaciones se consideran legales, la Bardem está en su derecho de apoyar lo que viene apoyando desde hace años, y que no impide que le otorguen progresistas reconocimientos, como el que le concedió el anterior ayuntamiento de Sevilla gobernado por socialistas y comunistas poniéndole su nombre a una calle hispalense.

Además de su solidario corazón, el justificado gran mérito para la calle fue que la Bardem nació en Sevilla; ya que como ella mismo reconoció presa de un arrebato indescriptible: «En algún sitio hay que nacer ¿no?». Y por eso, gracias a PSOE e IU, Sevilla contó durante un tiempo con su nombre en una de sus calles; hasta que la victoria del PP en las últimas elecciones municipales restableció la cordura exigida casi por aclamación popular, eliminándola del callejero. 
Rotulo en honor a la artista
Y se le quitó la calle, sí, pero se colocó debajo del rótulo principal de la nueva, una placa de dimensión tan considerable, donde pone «Antigua calle de Pilar Bardem», que se continúa perpetuando la ignominia. Pues bien: el próximo 30 de enero se cumplirán quince años del asesinato de Ascen y Alberto en Sevilla, y aunque bien sabemos que no son los únicos sevillanos asesinados por los etarras, la fecha constituye una referencia ineludible en el dolor de esta ciudad por sus hijos asesinados por el terrorismo. 
Alberto y Ascen, asesinados por ETA en Sevilla
Por ello, sería muy conveniente que para esa fecha el ayuntamiento eliminase definitivamente la placa de marras, cuya presencia nos recuerda la burla de haberle dedicado una calle a  una señora (de alguna forma civilizada tendremos que llamarla) cuyo mérito más notorio es el de padecer muchísimo por Bolinaga y sus amiguitos asesinos.    

Miguel Ángel Loma



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada