sábado, 12 de mayo de 2012

Let it be (por Gustavo Morales)

'Y todos llegan, borrachos y serenos, y en sus miradas al frente se pierde la historia de cada cual mientras la canción con que cortan el aire les hace uno. Y sonríen bajo los gritos cortos y secos que ordenan sus movimientos. Soñarán con bayonetas”,  escribí en mi diario cuando estuve en sus filas.    Son herencia de una colonia tardía, del fin de un imperio. Soldados secos y duros. Temibles el siglo pasado y éste. Profesionales de la muerte del de enfrente. Les han entonado desde Celia Gámez a Mecano. Unidad reciente y legendaria. “Los novios de la muerte” les cantaron en un teatro y ellos lo hicieron un himno  con sus hazañas escritas a brochazos de poesía por Luys Santa Marina en Tras el águila del César.    Son nietos de los Tercios y los conquistadores. Sus hombres combatieron por su nación,  y muchos no eran españoles por la sangre recibida sino por la derramada, en los límites de Europa: África y Rusia, sin pedir explicaciones, voluntarios permanentes.  La integración se había producido entre ellos medio siglo antes que se pusiera de moda en los cenáculos de Madrid y Barcelona.  Sus espíritus dicen cosas sobre la hermandad como “con el sagrado juramento de no abandonar a un hombre en el campo… acudirán todos y con razón, o sin ella, defenderán…”  Por cierto, nota: Lo de “o sin ella” lo quitó Franco. Y lo volvieron a poner.  Su fundador leyó el Bushido.    Son orgullosos y altivos, tienen espíritu de cuerpo. Se estrenaron en Bosnia a su llegada con una pelea con soldados ingleses. Sus heridos se niegan a ser relevados en Afganistán. Hombres recios, golpes recios. Alguno, en general, no soporta su arrogancia y convierte sus ofensas en venganza. A lo que se presta gustoso el club jacobino.  Como no pueden destruir la necesidad de esa unidad para compromisos que el presente internacional ha revalidado,  en Congo, Bosnia, Iraq, Afganistán…  sus detractores -que también lo son de España- buscan la lenta decadencia de su identidad, una identidad necesaria porque el hábito sí hace al monje en cuanto al espíritu afecta. Lo que unos construyen con su sangre y sus vidas otros lo socaban con sus normas y papeles. No se alzan y van donde les mandan.    Son guerreros y su peculiaridad la han ganado en combate, donde se forjan los espíritus de cuerpo. Son, mi general, legionarios. Déjelos serlo. Let it be.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada