jueves, 13 de marzo de 2014

Dionisio Ridruejo llega al teatro

La "cabalgada" democrática del franquista Dionisio Ridruejo llega al teatro

lainformacion.com
miércoles, 12/03/14 

El dramaturgo Ignacio Amestoy glosó hace tres décadas la figura de Dionisio Ridruejo, poeta falangista y jefe de Propaganda de Franco que acabó siendo uno de los primeros políticos de la Transición, una "cabalgada" hacia la democracia que llega ahora como espejo para políticos y "teatro comprometido".
 

Madrid, 12 mar.- El dramaturgo Ignacio Amestoy glosó hace tres décadas la figura de Dionisio Ridruejo, poeta falangista y jefe de Propaganda de Franco que acabó siendo uno de los primeros políticos de la Transición, una "cabalgada" hacia la democracia que llega ahora como espejo para políticos y "teatro comprometido".
Amestoy (Bilbao, 1947) ha explicado hoy en la presentación de la obra "Dionisio Ridruejo. Una pasión española", dirigida por Juan Carlos Pérez de la Fuente y que se representará en el madrileño Teatro Valle-Inclán, del 14 de marzo al 13 de abril, que la figura de Ridruejo le interesó como medio de "prospección" de la historia de España.
"Tenemos una sociedad civil muy débil, eso se refleja en la educación: no conocemos nuestra propia historia y recuperar el conocimiento de personajes como Ridruejo nos puede vertebrar como país", ha añadido Amestoy, que ha recordado también que "no se puede explicar la historia de los vascos sin España", un tema al que ha dedicado una decena de sus 22 obras teatrales, como "Ederra".
El poeta, que creyó en la bondad de la Falange, a cuyo himno aportó los versos "volverán banderas victoriosas/ al paso alegre de la paz", quien formó parte de la División Azul, quien ya en 1956 fue detenido por apoyar a movimientos estudiantiles y en 1962 asistió al Contubernio de Munich de la oposición a Franco, es un ejemplo de que la "conversión" es posible, ha apuntado Amestoy.
La acción de la obra, en la que el dramaturgo ha querido fundir "el teatro ritual y el documental", tiene lugar el 28 y 29 de junio de 1975 en una residencia militar en la que un coronel del ejército español se entera de que su admirado compañero Ridruejo acaba de morir.
Tres momentos históricos se integran "en esencia" en ese apartado documental: el mitin que Ridruejo dio en Valencia en 1940 ante doscientas mil personas; la carta que dirigió a Franco a su vuelta de la División Azul en 1942, en la que se quejaba del alejamiento del Régimen de los valores falangistas; y el discurso que pronunció para anunciar la Unión Social Demócrata Española, en 1974.
Una formación política que contó con el apoyo de figuras como Juan Benet, Antonio Buero Vallejo y Francisco Fernández Ordóñez, ha recordado Amestoy, para quien, de haber vivido, tal vez Ridruejo hubiese sido "la persona adecuada en la decisión del Rey para encabezar un gobierno democrático" en la Transición.
Pérez de la Fuente vuelve a la que fue su casa -dirigió entre 1996 y 2004 el Centro Dramático Nacional, del que depende el Teatro Valle Inclán- con este ejemplo de "teatro comprometido" en un momento en el que "muchos políticos son capaces de defender a sus jefes en cualquier circunstancia", ha dicho.
"La primera vez que cantamos el 'Cara al sol' en los ensayos hubo un escalofrío general", ha añadido Pérez de la Fuente, para quien la obra llega en un momento ideal para que los políticos la vean y "se den cuenta de que se puede cambiar de rumbo, cuando el camino no es el adecuado".
La "dificultad" de llevar al texto toda esa carga documental se hace sin el personaje de Ridruejo sobre las tablas y pivota sobre la trama "ritual" de cinco militares, interpretados por Ernesto Arias (coronel Arenas) Jesús Hierónides (comandante Castro), Paco Lahoz (general Castillo), Nerea Moreno (enfermera) y Daniel Muriel (capitán Alonso).
Arias, que interpreta al personaje principal, el coronel Arenas, ha dicho sentirse "deslumbrado" por la figura de Ridruejo, que "abandonó el franquismo", cuando se dio cuanta de que "se había olvidado el bienestar del pueblo", y prefirió "seguir los dictados de la conciencia antes que a Franco, igual que ahora se sigue al partido con la obediencia debida".
En el coronel Arenas se ejemplifica también "a toda esa gente sometida por las dictaduras que desean libertad y justicia, pero no se ven con fuerzas para luchar contra ellas", ha añadido Amestoy.
Daniel Muriel, que interpreta a un joven capitán de la Unión Militar Democrática, ha explicado a Efe que esta función es "muy necesaria" y también "interesante" para los más jóvenes, porque refleja a "una figura heroica e íntegra".
"Conocemos a Gooebels y no a Ridruejo, que fue la mano derecha de Franco. No somos nada generosos con nuestra propia historia, porque tal vez nos avergüence un poco y deban pasar unos años hasta que se estudie plenamente en lo colegios", ha añadido Muriel.
El director del Centro Dramático Nacional, Ernesto Caballero, ha dicho que "Dionisio Ridruejo. Una pasión española" cuadra con el creciente interés del público "sobre lo que hemos sido y lo que queremos ser" y ha situado la obra en un terreno de "reflexión" propio de la dramaturgia, ya que, a su juicio, "el teatro falla cuando se hace para convencidos".
(Agencia EFE)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada