martes, 12 de junio de 2012

La Playa de los Alemanes sigue siendo un éxito de crítica y ventas

“LA PLAYA DE LOS ALEMANES”

Reproducimos la crónica publicada en Agora Hispánica sobre el éxito de ventas de Javier Compás
17 mayo, 2012
By Pedro Conde Soladana
Javier Compás
        
Este es el título de una novela que ha llegado a mis manos y que viene hacer justicia dentro de su trama a quienes, equivocados o no, son coherentes con sus ideas; a las que avalan con sus conductas de ciudadanos ejemplares y su amor a España. Es el reconocimiento de aquellos que contra viento y marea, contra la incomprensión de unos y la saña de otros, han mantenido la frente limpia y levantada, el brazo extendido y la mano abierta como símbolo de paz y el “azul mahón, neto y proletario” de su camisa, siempre remangada para la tarea de hacer grande a su Patria.

Doy las gracias a su autor, Javier Compás Montero de Espinosa, a quien no tengo el gusto de conocer, por elegir como protagonista de su obra a un joven, Enrique, que inicia su vida espiritual y formativa en el Opus Dei para acabar admirando y, finalmente, imbuyéndose de unas ideas, sembradas setenta y tantos años atrás, rubricadas con una manera de ser y estar ante la vida por unos hombres que fueron capaces de dar la suya por causa tan grandiosa. Con el ejemplo de un líder, José Antonio Primo de Rivera, que ha marcado y sigue marcando a fuego sobre las generaciones posteriores el código de honor de un caballero pleno de valores e ideales hispánicos.

La novela, de la editorial “Jirones de Azul”, muy bien escrita e interesante y, por ello muy amena, se construye sobre una trama de nazis y sus hijos, supervivientes de la II Guerra Mundial, a la búsqueda dentro de España, en la que viven refugiados, del Grial, el Sagrado Cáliz que usó Cristo en la Última Cena; suceso y empeño sobre el que tanto se ha escrito sin que ningún documento conocido haya podido descargarlo hasta hoy de su carácter de mito y leyenda.

Yo, que no soy gran lector de novela, la he leído dos veces. En ella se mezclan los personajes reales con sus nombres propios como el de Heinrich Himmler, Reichsfürer de las temidas SS alemanas, aficionado a los “estudios de ocultismo, afición compartida por el mismo Adolf Hitler”, y obsesionado por hallar el Grial cuya posesión le serviría a él y a lo suyos como señal inequívoca para restaurar el III Reich de los mil años con que soñó y alucinó su fundador , el propio Hitler.

Como curiosidad e intuición propia, de entre esos personajes que se citan en ella de pasada, está la identidad, que yo pondré con iniciales por si me equivoco, de J.M.C., Profesor Titular de Economía y otros cargos en al Universidad de Sevilla, y que en la novela aparece como Juan Miguel Muñoz, “joven profesor de Derecho Mercantil de la Universidad de Sevilla”.

En esta novela, no todo son intrigas tenebrosas, arreglos de cuentas, con muertes incluidas, entre nazis; también tiene cabida el amor del protagonista, el citado Enrique, hijo de un aristócrata pero falangista de primera hora y combatiente, además de en la Guerra Civil, en la División Azul como piloto de un Messercshmitstt Bf 109 y en grado de comandante del Ejército de Aire, resistiendo “hasta la última defensa de Berlín”.

Y donde hay nazis no podía faltar un judío, al que el novelista da el nombre de Elías Neiman, perteneciente al Centro Wiesenthal, organización dedicada a la caza de aquéllos. La llegada a España de éste vino a alterar la relativa y consentida seguridad con que esos nazis vivían en España.

La acción tiene sus principales escenarios en Andalucía y más extensamente en Sevilla que comparte el protagonismo del amor de Enrique por una muchacha con un pueblo situado en Las Merindades de Burgos; allí donde el conde Fernán González comenzó a gestar el condado independiente de Castilla. Del nombre de este pueblo, a su vez de renombre histórico, sabrá el lector cuando tenga el libro en sus manos.

Pedro Conde Soladana

LaPlaya de los Alemanes puede adquirirse por internet en la siguiente dirección:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada