lunes, 9 de enero de 2012

Entrevista con Jose Manuel Cansino en ABC de Sevilla

Sevilla / la última de... Jose Manuel Cansino, doctor y profesor de Economía

«La crisis ha convertido a los países periféricos en colonias democráticas»

Autor de una decena de libros y de una treintena de artículos científicos, este profesor de la Hispalense nos habla de las medidas económicas venidas y por venir tomadas para luchar contra la crisis

Día 08/01/2012
«La crisis ha convertido a los países periféricos en colonias democráticas»
Jose Manuel Cansino, doctor y profesor de Economía
—Parece que las medidas han sido sorprendentes. Sobre todo aquellas que han subido impuestos.
—Esas son las más sorprendentes, habida cuenta de los compromisos electorales del PP. La primera en la frente.
—Se asegura que el IRPF se pondrá al nivel de Suecia. Y no somos ricos como los suecos.
—Vamos a tener que pagarlo porque no nos podemos ir a Suecia. Los impuestos más altos son los que gravan a las rentas menos móviles, o sea aquellos españoles que no pueden residir en las Islas Caimán e ir y venir todos los días.
—Y se da por seguro de que el IVA subirá en marzo…
—Dicen que no. Que harán un ajuste de 21.000 millones de euros. Pero creo que tocarán el IVA porque es de los más reducidos de la Unión. Y de algún lado tendrán que sacar esos 21.000 millones de déficit.
—En cualquier caso, subir impuestos no facilita la creación de empleo. Parece que recortamos y tributamos para pagar deudas, pero no para crear empleo…
—Esa es la realidad. Pagamos los platos rotos y hay que entender que si se suben los impuestos y se reduce el gasto la economía se retrae. Y eso además alerta a los mercados internacionales y al prestigio de nuestra solvencia. Pasar del seis por ciento al ocho se paga en términos de solvencia.
—Una de las medidas más aplaudidas fue el no pagar IVA hasta no cobrar la factura. ¿Por qué no se pone en marcha?
—No lo sé. Porque el compromiso era hacerlo. Es un grave error no hacerlo. No poner en marcha estas medidas significa seguir asfixiando a toda la pequeña y mediana empresa. Se les sigue pidiendo a los autónomos y pequeños empresarios que actúen de prestamistas. Eso no hay quien lo soporte.
—¿No le parece obsceno lo que cobran altos directivos bancarios procedentes de cajas que fueron ayudadas con dinero público?
—Lo que me parece obsceno es que la junta de accionistas se los haya permitido. Yo nunca compraría una acción de una empresa que premia la mala gestión.
—¿Cree que los recortes a partidos, sindicatos y políticos son suficientes?
—El 20 por ciento es insuficiente. Son administraciones públicas paralelas que tenemos que financiar del presupuesto.
—Lo que no se le puede negar a este gobierno es determinación. Claramente algunas de estas medidas se podrían haber tomado antes…
—Esa determinación no se ha hecho efectiva en el origen de la desviación presupuestaria, que no es otra que el gasto galopante de las autonomías.
—Sorprende también que el ministro De Guindos diga que si las medidas no las tomaba el gobierno, desde Bruselas nos iban a obligar a tomarla. ¿La soberanía se mide en euros?
—La soberanía ahora mismo es un privilegio que solo se pueden permitir los ricos. Y los países periféricos somos colonias democráticas.
—¿La economía de la Universidad goza de buena salud?
—Me imagino que estará como la de cualquier administración pública: pasando bastante frío.
—Pero se clama por los recortes en I+D y en investigación…
—Sí, pero a pesar de todo la eficiencia amortigua el ajuste en investigación.
—¿Hay presupuesto para mantener abiertas en Andalucía diez universidades?
—En mi opinión no. Y hay que pensar en una nueva definición de los campus. El campus de Andalucía Tech, Málaga-Sevilla, pone de manifiesto que es posible ganar calidad con menos universidades y campus situados en ciudades diferentes.
—Lo que parece que no tiene solución es la Biblioteca del Prado…
—Sé poco de ese tema. Tan sólo por la prensa. Pero entiendo que esa biblioteca es necesaria para la vida universitaria sevillana.
—¿Qué pierde más en ese tema la Hispalense: dinero o prestigio en la ciudad?
—Perdemos prestigio.
—Volvamos al principio. Todos decimos que de esta crisis saldremos. Pero nadie dice cómo saldremos. Se atreve usted a pronosticar qué seremos después de esta crisis…
—Más viejos. Y hablaremos chino mandarín.

La Uve doble

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada